Ricky Tosso: “Si no hubiese sido actor, hubiese sido actriz, así de simple”

Entrevista: Dana Mariluz  |  Fotos: Sol Moscoso

Siempre con esa sonrisa que lo caracteriza, conversamos con Ricky Tosso antes de que empiece la obra “El Círculo de Arena” (2013). Nos contó sus motivos para alejarse de la televisión, hablamos sobre “Teatro desde el teatro” y nos enseñó lo que verdaderamente significa ser actor.

 

¿Qué tiene la televisión que te has mantenido distante de ella?

Lo que sucede es que la televisión ha cambiado mucho. Hay muchos realities  que se meten en la vida personal y no estoy de acuerdo con eso. Es más, mi hijo participa en uno. Pero ese ya es su rollo, yo no me meto.

Dentro de tu faceta en la comicidad, ¿cómo hiciste para no caer en lo vulgar?

Porque siempre he cuidado mucho mi imagen. Toda la vida he cuidado mucho lo que hago en escena y en la televisión. Por eso, en los momentos que la televisión se ha desfasado he mantenido mi distancia. Yo hice programas cómico y en un tiempo dije: “Hasta acá no más”. Y empecé a hacer otro tipo de cosas.

¿Cómo aparece “Teatro desde el teatro”?

Eso no fue idea mía.  A fines de los años 40 y 50 lo hicieron en Italia y España. De ahí que yo sepa lo hicieron en Argentina y se llamaba “Teatro como en el teatro”.  Ese título lo usó Pepe Vilar y lo hizo acá en los años 70. Yo lo agarro en el 2002, le puse “Teatro desde el teatro” y la única diferencia que había era que ellos tenían un elenco fijo y yo no. Todas las semanas variaba con un elenco diferente.

¿Te fue difícil llevar el teatro la televisión?

No, porque son mis dos pasiones: la televisión y el teatro. Juntarlas para mí fue maravilloso. Siempre quise hacer ese programa, así que para mí no fue difícil hacerlo. De hecho era pesado, hacer una obra semanal y dirigirla, además fueron ocho años.

¿Por qué dejarlo si tenía acogida?

El canal decidió,  yo no. Lo dejamos con un buen rating y me ofrecieron otra cosa que era un reality y no quise. Es lo que ahorita está haciendo Gisela Valcárcel. Yo no soy animador, soy actor. Y a mí no me gustan esas cosas.

RICKY TOSSO: “Todos los días los actores aprendemos algo, cada día se aprende más. Yo quiero llegar a ser un buen actor nada más. Esa es mi meta”.
RICKY TOSSO: “Todos los días los actores aprendemos algo, cada día se aprende más. Yo quiero llegar a ser un buen actor nada más. Esa es mi meta”.

¿Cómo surgió la idea de formar una escuela de teatro?

Eso fue idea de Stefano y de mi novia. Yo compré una casa y ellos me dijeron que por qué no pongo una escuela y yo les dije: “¿Quieren poner una escuela? Ahí está la casa. Póngala pues”. Luego Stefano me dijo que enseñara y le respondí que no había forma porque hace 30 años que no enseñaba. Un mes y medio después, vinieron y me dijeron: “Bueno, hay ciento y pico de alumnos, empiezas tal día a enseñar”. Tuve que estudiar todo de nuevo, a repasar mis apuntes de la universidad, a ponerme en vereda. Y me encantó.

¿Qué es lo que más inculcas a tus alumnos para ser buenos actores?

La lectura. Actor que no lee, actor que no es culto. No sirve. Como le digo a mis alumnos: “Si te dicen que hagas de Enrique VII y no sabes quién es, ¿qué vas a pensar? ¿Que era el papá de Camilo Sesto?”. La única manera que puedas hacer un papel es leyendo. Porque un actor se puede llamar actor a partir de los 40 años. Porque ya vivió, se le murió alguien, tuvo hijos, pareja, se divorció, sufrió, gozó, rió, viajó, comió y bailó. Antes de eso, es difícil ser un buen actor. ¿Cómo llegas a hacer un buen papel cuando tienes de 20 para arriba? Leyendo mucho.

¿Qué es lo más complicado para un actor?

Perder el ridículo. Nosotros hacemos el ridículo siempre. Reírnos de nosotros mismos para hacer reír a los demás. Porque la comedia es lo primero que nace. El teatro griego tiene dos máscaras: una riéndose y otra triste. La comedia y la tragedia. La comedia nace primero, nace por la necesidad del ser humano de reírse.

Es decir lo único que necesitas para hacer reír a las personas es…

Es subir sin miedo al escenario. No tenerle miedo al ridículo, porque lo vas hacer definitivamente. Nuestra chamba es esa. Perder el miedo al ridículo.

RICKY TOSSO: “Mientras velaban a mi papá yo estaba haciendo una función, porque en el teatro la hora es la hora. El público siempre tiene la razón y ellos no tienen la culpa de lo que te pasa. Ellos pagan para ver un espectáculo y quieren verlo”.
RICKY TOSSO: “Mientras velaban a mi papá yo estaba haciendo una función, porque en el teatro la hora es la hora. El público siempre tiene la razón y ellos no tienen la culpa de lo que te pasa. Ellos pagan para ver un espectáculo y quieren verlo”.

Muchos piensan que ser actor es ser famoso. ¿Qué opinas?

Ser actor es subir a un escenario y llevarle la magia al público. Nosotros ahí hacemos una fantasía, creamos una ilusión, somos los grandes mentirosos del mundo porque eso es mentira, pero tenemos que hacer que el público lo sienta real. Si te viene la fama, te viene. Es más, a la escuela llegan mucho que dicen: “¿Usted cree que en tres meses yo pueda ser famoso?”. Yo solo digo: “Si tú estudias ingeniería, ¿tú a los tres meses puedes construir un puente? No, ¿verdad? En el teatro es lo mismo”. Yo no doy talleres de teatro, doy carreras de actuación que lleva una serie de cursos que hay que pasarlo y eso conlleva a pasar los ciclos y si no lo haces, o repites o te vas.

Hace poco pasaste una dura etapa. ¿Qué te enseñó el cáncer?

Ser más tolerante. Definitivamente cambia tu vida. Los problemas los tiras para atrás. El medico te prohíbe que te deprimas, porque si lo haces te puede volver el cáncer. Yo nunca tengo problemas, ya no me preocupo por nada, eso me enseñó: a vivir tranquilo, a vivir feliz, a vivir cada día intensamente, porque no sé cuándo me pueda ir. Ahorita no tengo cáncer, ya se fue. Pero no sé si

Entrevista concedida a Escenarios en el año 2013 (Edición N° 03 – Septiembre).